La Armada Dominicana y el Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos, arrestaron a 95 personas que intentaron viajar ilegalmente a Puerto Rico en frágiles embarcaciones, en operativos conjuntos realizados en la Isla Catalina, Miches y Samaná, respectivamente.

Un informe de la Armada indica que en total fueron siete los intentos de viajes ilegales a Puerto Rico frustrados por la institución en los días sábado y domingo. Aparentemente las personas trataron de aprovechar que el país estaba envuelto en elecciones primarias de los partidos políticos.

Dos de las embarcaciones fueron detectadas en altar mar en las zonas de la Isla Catalina y Samaná, mientras que la tercera fue atrapada en Sabana de la Mar, sumando un total de 95 las personas detenidas por los miembros de la Armada y el Servicio de Guardacostas.

Los otros cuatro viajes ilegales, según el informe de la institución militar, fueron frustrados por la vía terrestre en las zonas de La Gina, Miches y Sánchez, Samaná, respectivamente, cuando los indocumentados hacían los preparativos para partir Hacia Puerto Rico.

Todos los detenidos fueron conducidos a la Dirección de Inteligencia Naval M-2 donde están siendo interrogados por oficiales de ese departamento para establecer las identidades de los organizadores de los frustrados viales a dicha isla.

La mayoría de ellos confesaron a los miembros del M-2 que pagaron sumas oscilantes desde los l00 mil hasta l40 mil pesos a los organizadores de las travesías, que regularmente se niegan a identifica por sus nombres, para evitar su detención.

La Armada Dominicana cree que las 95 personas detenidas, trataron de aprovechar que el país estaba envuelto en la celebración de elecciones primarias de los Partidos PLD y Revolucionario Moderno, para intentar viajar ilegalmente a Puerto Rico.

Sin embargo, previendo la situación, la comandancia general de la Armada, dispuso un considerable reforzamiento de la vigilancia en todas las costas del país, especialmente la zona Este, que sigue siendo la más utilizada por los organizadores de viajes ilegales a esa isla.

Los viajeros llevaban mochilas con vestimentas, decenas de botellas de agua, algunos alimentos y artículos diversos que dijeron consumirían durante el tiempo que duraran las travesías a Puerto Rico, las cuales fueron frustradas por la Armada y el Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos.

Ambas instituciones han formado lo que denominan como “Un Cerco” en torno al Canal de La Mona, impidiendo la llegada de yolas a Puerto Rico con indocumentados, tanto dominicanos con de otras nacionalidades, incluyendo haitianos, venezolanos y colombianos.