Lazos familiares con peloteros, bates para temer y brazos poderosos caracterizan a los principales prospectos de este año, quienes están a un paso del estrellato en las Grandes Ligas.

A continuación, un vistazo a la nueva ola de talentos jóvenes:

Vladimir Guerrero Jr., pelotero del cuadro, Toronto. Considerado por muchos como el prospecto principal de las Mayores, Guerrero se perderá el inicio de la temporada tras sufrir un tirón en el músculo oblicuo derecho durante la pretemporada. Es hijo del dominicano Vladimir Guerrero, miembro del Salón de la Fama, y podría llegar directamente a las Mayores una vez que esté saludable. Bateó para .381 con 20 jonrones y 78 producidas el año pasado, durante cuatro escalas en las menores.

Eloy Jiménez, jardinero dominicano, Medias Blancas de Chicago. Aunque Chicago perdió la puja por los servicios de Manny Machado en el mercado de agentes libres, podría programar el debut de Jiménez y de su eficaz bateo en abril. A sus 22 años, Jiménez bateó para .317 con 10 jonrones y 42 impulsadas la temporada anterior, con la sucursal de la Doble A en Birmingham. Fue ascendido a Charlotte, de la Triple A y lució ahí incluso mejor, con un promedio de .355, 12 cuadrangulares y 33 impulsadas en 55 duelos. Enfrentó dificultades en la pretemporada y se le envió de vuelta a sucursales, pero pronto podría estar en las mayores.

Fernando Tatis Jr., campocorto dominicano, San Diego. A sus 20 años, Tatis tiene tanto potencial que Manny Machado accedió a jugar en la antesala con San Diego, a fin de abrir espacio a la llegada del campocorto. Su padre homónimo jugó en las mayores de 1997 a 2010. El hijo fue adquirido en 2016, mediante un canje que envió a James Shields a los Medias Blancas. Bateó para .286 con 16 vuelacercas y 43 empujadas por San Antonio, en la campaña pasada de la Doble A.