Por la majestuosidad y extravagancia del evento, muchas personas no entienden la finalidad del mismo, por eso decidimos enumerar, en cinco sencillos puntos, cómo puedes entender la Met Gala sin nunca más fallar en el intento.

1. La Met Gala no son unos premios
Cuando se habla de alfombra roja, automáticamente lo asociamos a una premiación, pero en este caso es un exclusivo evento celebrado cada año con intención de recaudar fondos en beneficio del Metropolitan Museum of Art’s Costume Institute en la ciudad de Nueva York.

2. Cada año hay un tema
Sin escatimar en esfuerzos y trabajando con el presupuesto del dinero anteriormente recaudado, los organizadores del evento presentan anualmente una exhibición dentro del museo, inspirada en un tema relevante dentro de la historia de la moda. La inauguración de la exposición es lo que se le conoce como la Met Gala. Ese día asisten personalidades del arte, la moda, la alta sociedad, el cine y la música, siempre con la intención de que todos elijan sus atuendos de la noche pensando en el tema.

3. ¿Todos pueden asistir a la gala?
No. Anna Wintour es la única que decide quiénes pueden desfilar por la exclusiva alfombra. Cada invitado debe costear un ticket de entrada que supera los $30,000 dólares o los diseñadores o las casas de moda tienen la posibilidad de comprar las mesas por más de $275,000 dólares, con el fin de invitar y vestir a las celebridades.

4. ¿Qué sucede luego de la alfombra roja?
Luego de que los invitados desfilaron sobre la alfombra roja, proceden a recorrer la exposición temática especial del año. Luego ocupan sus asientos para disfrutar de la cena y de presentaciones musicales por parte de los artistas del momento. Cuando esto termina, la fiesta continúa en otra locación y puede ser patrocinada por marcas de bebidas alcohólicas, diseñadores, hoteles, artistas, etcétera. Para el after party, los asistentes cambian una vez más de atuendo.

5. Hay reglas que todos deben respetar
Todo lo que sucede dentro del museo no es fotografiado o documentado en video. Según las reglas de la gala, desde el 2018, no se permiten invitados menores de 18 años. Tampoco se permiten selfies, ni celulares, fumar, o que las estrellas ingresen con sus publicistas. La comida que se sirve debe ser atractiva y hay ciertos ingredientes y platos que el servicio de catering debe evitar, como el perejil, cebolla y ajo.