SANTO DOMINGO. La situación de abandono en que se encuentra la zona turística de Juan Dolio obligó a Alberto Peguero a visitar la redacción de este diario para demandar que vuelva, y que no se le ponga más obstáculos, la actividad hotelera que tuvo ese municipio unos 15 años atrás.

Peguero preside la Unión Comunitaria de Juan Dolio que agrupa a varias organizaciones locales y en nombre de las cuales pide al Gobierno, sobre todo a los Ministerios de Obras Públicas, de Turismo y al cabildo, prestar atención a la zona.

Describen un Juan Dolio lleno de hoyos en las calles, con solares abandonados y llenos de maleza, falta de luz en las avenidas, poco servicio de recogida de basura, carros mal estacionados que obstruyen el acceso y edificaciones que limitan y obstruyen la visual de la playa.

Peguero está convencido de que esa situación de abandono se debe a que la zona cambió el tipo de actividad turística, de hotelera a apartahotel.

“Antes, cuando esto era un pulmón hotelero, había paz, tranquilidad, todo organizado y teníamos más empleos”, dijo.

Aunque no rechaza el desarrollo de apartahoteles, prefiere que se le de paso a los hoteles y no se le sigan poniendo trabas a los inversionistas que llegan a la zona con planes de desarrollar algún proyecto. Mencionó algunos casos en los que empresarios han tenido que retirarse de Juan Dolio debido a conflictos con las propias autoridades. También se quejó de que, pese a que la provincia San Pedro tiene un plan de desarrollo, no se incluye a Juan Dolio, del que destacó las cualidades que hacen esa zona atractiva para el turismo como sus blancas playas y su cercanía a los centros urbanos como Santo Domingo y La Romana.

“Hay que ponerle más atención a Juan Dolio que es un pulmón económico de la comunidad”, insistió.