Los promotores de la campaña “Déjenme Trabajar”´ anunciaron para el próximo miércoles 5 de julio desde las 10: de la mañana  la realización de la programada marcha al Palacio Nacional, una iniciativa que busca que las instituciones del Estado puedan aumentar el número de empleos para la juventud dominicana, que según estudios disponibles está afectada por una tasa de desempleo que supera el 30%.

La campaña “Déjenme Trabajar” es una actividad promovida por la Juventud Demócrata Institucional (JDI), rama juvenil del Partido Demócrata Institucional (PDI), que preside Ismael Reyes.

Los jóvenes llevan años de lucha por más empleos para la juventud pero las palabras del presidente de la República, Danilo Medina al exclamar “Déjenme Trabajar” prendió en su ánimo la campaña de igual nombre.

José Alcántara, presidente dela JDI, expresó que lo que pasará el próximo miércoles no será una simple marcha de reclamos al palacio de gobierno, que además de presentar un tipo de protesta creativa,también van a formular al propuestas para que las instituciones públicas acojan un mayor número de jóvenes desempleados.

Jean Cristofer, vicepresidente de la JDI, dijo que tradicionalmente la masa de jóvenes votantes es el objetivo mayor de los aspirantes a presidente en cada una de las elecciones, pero luego que aquellas pasan relegan al olvido sus promesas demagógicas, sumiendo en la frustración y en la desesperanza a los jóvenes.

Por su parte, Francisco Alcántara, secretario general de la JDI, señaló que es lamentable la gran cantidad de jóvenes de la República Dominicana que luego de terminar los estudios en la universidad deben tomar la triste decisión de abandonar al país para ejercer sus carreras en Estados Unidos o Europa, y que por eso es común ver a jóvenes odontólogos dominicanos muy destacados ofreciéndole sus conocimientos, preparación y sacrificios a naciones ajenas.

Alcántara dice que otra realidad que se trata de ocultar es la gran cantidad de jóvenes mujeres que luego de agotar todas las vías posibles para ser útiles al país mediante un empleo digno, deben de trasladarse a fronteras extranjeras a ejercer oficios denigrantes de la condición humana.