De cada cinco personas que mueren en el país, una se relaciona por una dieta insana o por el consumo de comidas procesadas alta en grasas trans, azúcares añadidos y sal.

Así lo determina el estudio “La comida Insana en la República Dominicana”, hecho por la organización Justicia alimentaria VSF, en el que se establece que los principales riesgos para la salud son presión arterial alta, riesgos alimentarios directos, glucemia y colesterol altos y obesidad y sobrepeso.

El informe destaca que 9,000 personas que fallecieron en el 2015 por esas causas y que el 68 % de las enfermedades isquémicas del corazón están asociadas a una deficiente alimentación; el 42 % a la diabetes; el 42 % al cáncer de colon y el 41 % a los infartos.

“Si analizamos la evolución de las muertes asociadas a la alimentación insana vemos como estas se han incrementado en un 57 % en los últimos 10 años “, destaca la investigación.

Entre las recomendaciones para enfrentar la situación está la necesidad de aumentar la regulación de la industria de alimentos procesados.